Top

Rubén Darío y el primer consulado de Nicaragua en Valencia

14 02 2010

Ricardo Llopesa

La importancia de la Exposición Regional Valenciana de 1909, año en que nace el proyecto del Congreso de la Poesía y se crea el primer Consulado de Nicaragua en Valencia (España), donde interviene la participación, directa e indirecta, de Rubén Darío en calidad de Ministro de Nicaragua en España, sin olvidar la valiosa aportación de Mariano Miguel de Val, fue un todo que, unificado, sirvió para establecer un puente de cultura y comercio, a través del Consulado de Nicaragua y la ciudad mediterránea de Valencia.

La primera gestión de solicitar el Consulado de Nicaragua en Valencia, la llevó a cabo Vicente Prat Gasset. La Universidad Complutense de Madrid, que es depositaria del mayor archivo con documentos de Rubén Darío, conserva una rica correspondencia al respecto. Existe una carta de Rubén Darío, fechada en “Madrid, 19 de junio 1908”, en respuesta a dos solicitudes de Vicente Prat Gasset, anteriores a la toma de posesión de su cargo diplomático, el 2 de junio de 1908. La primera carta de Prat Gasset, escrita en Valencia, es del 18 de diciembre de 1907, y la segunda del 3 de mayo de 1908. A ellas responde Rubén Darío, con las siguientes palabras:

“Por ahora no entra en cálculo de mi gobierno establecer representación consular en esa población. Si más adelante fueran útiles sus servicios los tendré en cuenta para cualquier acuerdo que se tome sobre el particular”.

Fechada, también, en Madrid, el 1 de marzo de 1909, existe una segunda carta de Rubén Darío, dirigida, posiblemente, a don Manuel Allende Salazar, por entonces Ministro de Estado, solicitando Regium-Exequatur, a favor de Pedro Sánchez de León para ocupar el cargo de Cónsul de Nicaragua en Valencia.

En el transcurso de la gestión, Rubén Darío recibe una carta del Presidente de Nicaragua, general José Santos Zelaya, firmada en Managua, el 13 de abril de 1909, dando nuevas órdenes a su Ministro en España, en los siguientes términos:

“Asimismo, le recomendaré al señor José Rodríguez Condesa a fin de que sea nombrado Cónsul de Nicaragua en Valencia, accediendo así a la solicitud del Excmo. Señor Marqués de Polavieja”.

A juzgar por el siguiente párrafo de la misma carta del Presidente de Nicaragua, Valencia tuvo que ser una ciudad en expansión comercial, tras el impacto producido por la Exposición Regional, según se desprende en las palabras del propio Presidente:

“En cuanto al Consulado en Córdoba para don José Gallardo y Guzmán, no creo necesario crearlo, pues antes bien el Ministerio ha estado suprimiendo los Consulado de menor importancia, dejando únicamente a los que puedan ser de alguna utilidad al país”.

Siguiendo órdenes de su Presidente, Rubén Darío escribe dos cartas, ambas fechadas en Madrid, el 20 de julio de 1909, confirmando el nombramiento de José Rodríguez Condesa para el cargo de Cónsul de Nicaragua. De esta manera, Rubén Darío se convierte en el primer Embajador que abre las puertas del Consulado de Nicaragua en Valencia.

La primera carta de Darío está dirigida a José Rodríguez Condesa en los siguientes términos:

“Muy señor mío: Tengo el gusto de remitir a V. el acuerdo en que el Excmo. Señor Presidente de la República designa a V. para el cargo de Cónsul en Valencia. // Con muestras de consideración, quedo de V. atto. s. s. // Rubén Darío”.

La segunda, de igual fecha, va dirigida al Ministro de Estado, “Ecmo. Sr Don Manuel Allende Salazar”:

“Excelentísimo Señor: Tengo el honor de enviar a V. ¿? solicitud del Regium-Exequatur de estilo la Patente de Cónsul en Valencia extendida por mi gobierno a favor del Señor Don José Rodríguez Condesa. // Aprovecho la oportunidad para reiterar a V. E. las seguridades de mi más distinguida consideración // Rubén Darío”.

La última carta que disponemos fue escrita por el Cónsul Rodríguez Condesa dirigida a Rubén Darío. Por ella sabemos que el rey Alfonso XIII, concedió el Regium-Excequatur al señor José Rodríguez Condesa, el 27 de septiembre de 1909. La carta, con membrete que dice “Consulado de Nicaragua en Valencia”, y más abajo “Consulado General de la República de Nicaragua”, fue escrita en “Valencia, Diciembre 1909”:

“El gobierno de la República de Nicaragua se ha honrado nombrándome Cónsul de ésta, a cuyo nombramiento ha concedido el Regium Excecuator S. M. el Rey de España (q. D. g.) en 27 de septiembre de 1909.

Lo que tengo el honor de participar a V. ofreciéndome como Cónsul de Nicaragua en Valencia, testimoniándole al mismo tiempo mi amistad y consideración personal más distinguida.

Dios guarde a V. muchos años.

José Rodríguez Condesa”.

Ricardo Llopesa. Instituto de Estudios Modernistas.

Bottom