Top

Antología crítica de poesía modernista hispanoamericana

15 11 2008

Roberto Campa Mada

La antología que nos ocupa recoge los poemas más representativos del modernismo hispanoamericano. Esto no implica, claro está, que los autores se hayan limitado a recoger pasivamente el canon tradicionalmente aceptado, sino que han apostado por renovarlo introduciendo autores y poemas desatendidos y otorgándole el espacio que merecían a autores relegados hasta el momento a una posición secundaria.

Mercedes Serna y Bernat Castany han logrado un excelente equilibrio entre tradición y renovación. Ciertamente, esta antología es tanto una excelente herramienta para introducir al neófito al mundo de la poesía modernista hispanoamericana como una interesante reflexión acerca de la definición, cronología o canon modernistas que los especialistas en el tema manejan.

Los antólogos proponen, por ejemplo, recuperar la obra del poeta peruano José Santos Chocano, injustamente marginado hasta el momento por razones extraliterarias, quien llegó a afirmar en su obra más importante, Alma América (1906), “Walt Whitman tiene el norte, pero yo tengo el sur”.

Los autores también apuestan por devolverle a José María Eguren su valía como poeta autónomo, rechazando aquellas teorías que lo presentan como maestro de Vallejo o antecesor de las vanguardias, ya que “tales clasificaciones lo rebajan a mero precursor y olvidan el valor intrínseco de su obra.” Poemas como “Marcha fúnebre de una marionnette” o “La niña de la lámpara azul” son buena prueba de sus aportes a la estética modernista.

Una imperdonable ausencia en las anteriores antologías modernistas era la figura de Juana Borrero, poeta cubana injustamente desconocida y única mujer perteneciente a la primera etapa modernista, en cuyos mejores poemas eróticos “se percibe una fascinación por el obstáculo mismo”, no tratándose tanto “de la queja retórica del amante despechado como de la profunda intuición de que la muerte y el amor están íntimamente unidos.” Por fin esta antología llena este vacío.

Asimismo, los autores han querido otorgarles el espacio que se merecían poetas como las uruguayas María Eugenia Vaz Ferreira, cuyo lirismo sensual se expresará en poemas como “Fantasía del desvelo”, y Delmira Agustini, de la que Miguel de Unamuno sostuvo que cada nuevo libro suyo era más íntimo e intenso que el anterior.

También es de agradecer, por otra parte, que la selección aquí propuesta no sólo se atenga al carácter representativo de los poemas recogidos sino también a su calidad estética. Gracias a esta voluntad actualizadora y subjetiva, esta Antología crítica de poesía modernista hispanoamericana no es una simple reedición de antologías anteriores, sino una nueva y necesaria lectura del modernismo.

La introducción general al modernismo con la que se abre esta antología es una excelente síntesis de las principales características, períodos y escuelas del modernismo. En ella los autores no sólo presentan el amplio y controvertido abanico de teorías generales sino que se decantan por unas u otras, como es el caso, por ejemplo, de su preferencia por las teorías de Cedomil Goic acerca de la existencia de dos generaciones de escritores modernistas: “una primera, que estaría compuesta por autores sin demasiada conciencia de generación, pero que coincidieron en ciertos contenidos y formas; y una segunda que sería el resultado del trabajo de interrelación llevado a cabo por Darío en sus numerosos viajes, así como por toda una serie de publicaciones periódicas que le dieron autoconciencia al grupo.”

Cabe señalar, sin embargo, que los autores no sólo apuestan por teorías preexistentes, sino que también tratan de proponer acentos propios al rechazar, por ejemplo, la concepción tradicional que afirma que los poetas modernistas vivían evadidos en su torre de marfil, de espaldas a una sociedad que rechazaban, cuando lo cierto es que participaron activamente en la vida pública mediante la actividad política y periodística. De esta manera muchos de los poetas modernistas antologados deben también ser estudiados como ensayistas fundadores del pensamiento hispanoamericano.

La introducción general se ve completada por las introducciones particulares a los quince poetas recogidos: José Martí, Salvador Díaz Mirón, Manuel Gutiérrez Nájera, Julián del Casal, José Asunción Silva, Rubén Darío, Ricardo Jaimes Freyre, Amado Nervo, Leopoldo Lugones, José María Eguren, Julio Herrera y Reissig, María Eugenia Vaz Ferreira, José Santos Chocano, Juana Borrero y Delmira Agustini.

En dichas introducciones Serna y Castany ofrecen –dentro de las posibilidades que la brevedad y funcionalidad del género permiten- nuevas cuestiones y perspectivas.

Así, en la introducción a Julián del Casal, los autores se desmarcan de la tradicional visión esteticista para afirmar su carácter reflexivo y profundo; en la introducción a José Asunción Silva, insisten en su función como precursor de la antipoesía; al hablar de Manuel Gutiérrez Nájera, lo presentan como un gran polemista en la tensión entre el desinterés del arte y el utilitarismo de la sociedad que caracterizó aquella época.

Aunque esta antología se centra en la poesía modernista –o justamente por ello- el lector hallará abundantes referencias a escuelas literarias de todas las épocas como el barroco (Martí, Lugones), el romanticismo (Gutiérrez Nájera, Silva, Casal, Borrero), el simbolismo (Martí, Darío), las vanguardias (Eguren, Herrera y Reissig, Lugones), la antipoesía (Silva, Darío, Lugones); a distintos tonos expresivos (irónico, coloquial, metafísico); a la ruptura de las fronteras entre los géneros literarios (la prosa poética de Lugones); a las relaciones entre las diversas artes (pintura, música, poesía); a las vertientes culta y popular (Martí); o, también, al género del manifiesto poético (Darío).  

Asimismo, el lector hallará valiosa información acerca de corrientes filosóficas (positivismo, irracionalismo, trascendentalismo, nihilismo), modas pseudocientíficas (espiritismo, teosofismo, orfismo, metempsicosis) o culturales (nacionalismo, cosmopolitismo, “orientalismo”, “indianismo”).

Esta antología resume la crisis espiritual del fin de siglo, que no sólo se reflejó en las crónicas periodísticas de la época o en los ensayos filosóficos, sino que también se manifestó en la poesía a través de la angustia, el sentimiento de la fatalidad y la búsqueda de un sentido de la vida.

Esta obra es, asimismo, un testimonio de los vínculos biográficos, históricos y literarios entre Europa y América.

 

Mercedes Serna Arnaiz y Bernat Castany Prado son profesores de literatura hispanoamericana de la Universidad de Barcelona.

 

Antología crítica de poesía modernista hispanoamericana. Ed. Mercedes Serna y Bernat Castany. Madrid: Alianza Editorial, 2008.

Bottom