Top

La ciudad de Zamora se une a la ruta modernista

22 09 2008

El Ayuntamiento de Zamora (España) tramita su incorporación a la Red Europea del Modernismo de cara a promocionar este estilo en el ámbito internacional e incluir la ciudad en los catálogos más importantes de toda Europa sobre este movimiento arquitectónico. En el momento actual, el equipo de Gobierno se encuentra en fase de gestión para integrar esta red, para lo cual está recabando documentos elaborados por el Colegio de Arquitectos de Zamora y tesis doctorales que justifiquen la relevancia del patrimonio modernista en la ciudad, según ha confirmado la propia alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón.

La calidad y buenas referencias de este acopio de documentos es lo que lleva a la regidora municipal a ser «francamente optimista», situación ventajosa a la que se une la pequeña dimensión de la ciudad. Esta circunstancia «hace fácilmente diseñable una ruta por la capital», expone la mandataria. La integración del Ayuntamiento en esta red permitiría la creación de rutas de arquitectura modernista por la capital, su señalización y la conservación de los inmuebles catalogados.

Frente a acontecimientos culturales de sobra conocidos por los que Zamora ya es referente -Semana Santa, Bienal de la pintura o románico-, el equipo de Gobierno defiende que «así como estos eventos y tendencias cuentan con sus propios medios de promoción, el modernismo en nuestra ciudad es el gran desconocido a pesar de contar con una concentración de edificios de este estilo por encima de otras ciudades del país», apunta la alcaldesa.

Zamora registra un amplio listado de edificios modernistas eclipsados por el románico de la ciudad. La plaza de Sagasta, el edificio del Banco Herrero, el inmueble Matilla (Bazar Canarias, en Santa Clara), el bloque de viviendas Ufano (esquinazo ubicado entre el Mercado de Abastos y la calle Traviesa) o el edificio Pinilla constituyen algunas de las joyas de comienzos del siglo XX gracias a arquitectos como Gregorio Pérez Arribas, Francisco Ferriol o Antonio García Sánchez-Blanco, desconocidos para muchos zamoranos.

La Ruta Europea del Modernismo es una asociación sin fines de lucro con sede en Barcelona e integrada por gobiernos y entidades públicas y privadas comprometidas con el patrimonio artístico. En ella se incluyen ciudades como Barcelona, París, Bruselas, Budapest, Turín o Moscú. En el caso de que la adhesión de Zamora se materialice, su gestión dependerá de manera directa de la Concejalía de Turismo y Promoción de la Ciudad impulsada por el edil Luis Javier Alonso.

Dentro de las medidas aprobadas por la red de la que podría formar parte el Ayuntamiento de Zamora se encuentra la promoción de un carnet denominado “Club del Modernismo”, que permitirá a los ciudadanos europeos obtener entre un 30 y un 50% de descuento en visitas a los edificios modernistas de toda Europa a cambio de una determinada cuota anual. La fórmula cultural se encuentra operativa desde el segundo semestre del pasado 2007.

La alcaldesa en el Ayuntamiento de Zamora, la toresana Rosa Valdeón, presidirá en octubre la ponencia sobre política social en el marco del undécimo congreso del Partido Popular en Castilla y León.

A falta de más de un mes para la celebración del congreso autonómico, la regidora zamorana tiene claro que en su ponencia aunará «aspectos como la sanidad, la educación o los servicios sociales y la necesidad de garantizar servicios de calidad, ya sean gestionados a través de fórmulas directas o indirectas», apunta Rosa Valdeón.

El acto político, que se celebrará en Valladolid el próximo 25 de octubre, sábado, contará con cuatro ponencias que versarán sobre el reglamento interno, política general, económica y social. Será este último bloque el que asumirá la alcaldesa zamorana, según hizo público hace unos días el propio presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

Todas las conferencias, incluida la de Valdeón, serán coordinadas por el secretario general, Alfonso Fernández Mañueco, y el secretario Ejecutivo, José Antonio de Santiago Juárez.

Tania Sutil, La Opinión de Zamora

Bottom